enero 23, 2022

ECUADOR BONITA

El Centro del Mundo

Screen Gems alista reboot de "Look Who’s Talking"

Deadline, Screen Gems realizará un reinicio de la comedia de 1989 de TriStar Pictures, «Mira quién habla» (Look Who’s Talking), película protagonizada por John Travolta y Kirstie Alley que presentaba a un peculiar bebé cuya voz original correspondía a Bruce Willis. Jeremy Garelick (The Wedding Ringer) será el director de este proyecto que producirá Adam Fields. El propio Garelick mostró su entusiasmo en esta película señalando que, su experiencia como padre de cuatro hijos (incluidos unos gemelos), le ayudará en el proceso de redacción y dirección detrás de la película. «Me gusta averiguar cómo criar a estos niños, con todos los errores que se cometen. Agregar las voces que están relacionadas con sus expresiones faciales, realmente parece una idea divertida. Todos pueden relacionarse con los bebés. El desafío es que la original fue una película realmente buena, Travolta y Kirstie Alley tenían una gran química y Amy Heckerling escribió un gran guión. Estamos en las primeras etapas de averiguar cuál es la historia para la versión moderna de la película». La cinta intentará emular el éxito en taquilla de la cinta original dirigida por Amy Heckerling, la cual recaudó 300 millones de dólares para un presupuesto de 7,5 millones. Generó además dos secuelas: ‘Look Who’s Talking Too’ (1990) y ‘Look Who’s Talking Now’ (1993), si bien ninguna de ellas tuvo demasiado éxito. De hecho, la segunda de ellas logró la «increíble hazaña» de obtener un 0% de valoraciones positivas en RottenTomatoes. La película narraba la historia de Mollie, una asistente contable que da a luz a un hijo de su cliente, Albert. La película explora las tentativas de Albert para conseguir aceptar las responsabilidades de reconocer a Mikey, y de ayudarlo económicamente a él y a su madre. James Ubriacco es un taxista que se hace amigo de Mollie cuando ella pasa por los procesos del embarazo. La mayor parte de la película es descrita por los pensamientos de Mikey. Sin embargo, como esta película exploraba la sexualidad humana (así como también, por tener sus correspondientes palabras obscenas), fue considerada entre la clasificación PG-13. [gallery]]]>